FaceBook  Twitter  

El pasado día 10 de Marzo de 2017 comenzaba la peregrinación a Fátima de nuestra Diócesis de Getafe. Alrededor de 1.400 personas pasamos un fin de semana peregrinando a este santuario, con motivo del primer centenario de las apariciones.

El viernes comenzó para nosotros como de costumbre: yendo por la mañana a la universidad. Después de comer cada uno nos fuimos a las parroquias desde donde salían nuestros autobuses. La tarde del viernes (y parte de la noche) la pasamos en el autobús para llegar a Fátima. Este  fue ya un momento importante, pues en muchos autocares se aprovechó para ver videos o películas sobre lo ocurrido en las apariciones de Fátima en 1917 y también porque pudimos rezar el primer rosario de los muchos que rezaríamos durante la peregrinación. El sábado lo dedicamos a conocer los lugares donde los pastorcitos crecieron, donde rezaban y donde pastoreaban. Uno de los momentos más bonitos fue la exposición del Santísimo en “La Parroquia” donde tantas veces los niños rezaban a “Jesús escondido”. También el Via Crucis por grupos, en el entorno de las apariciones del ángel en “Los Valinhos”.

Por la tarde tuvimos la Eucaristía en la Capilla de las Apariciones, donde los niños más pequeños fueron tomados por el obispo para ser presentados a la Virgen. Éste sin duda fue otro de esos momentos donde más de uno nos emocionamos al ver cómo los niños eran sostenidos en alto por nuestro pastor ante la imagen de Nuestra Señora. Tras la cena pudimos participar en el rosario de antorchas, que acabó por iluminar toda la explanada y también nuestras caras, recordándonos la luz que trae al mundo el mensaje dado por la Virgen en Fátima. 

El Domingo comenzamos con la Eucaristía y después hubo catequesis para niños (impartidas por los seminaristas) y para los mayores una conferencia sobre la actualidad del mensaje de Fátima. Después la comida y vuelta para Madrid.

Volvemos alegres de haber participado en esta peregrinación, que será recordada por todos los asistentes durante mucho tiempo, pues ha sido un auténtico viaje al Corazón de la Virgen.