FaceBook  Twitter  

El cuadro que hemos elegido este mes para la portada de nuestro boletín representa una escena de la Navidad: la adoración de los pastores. Así la plasma el pintor francés del siglo XVII Georges de La Tour. Comentando esta obra escribe Éloi Leclerc:

«El Niño había nacido en la oscura noche de Belén. Dios se manifiesta en el corazón de nuestras tinieblas. Su venida no destierra la noche, la transfigura. Quisiéramos encontrarnos con Dios en la plena luz. Pero la experiencia de los místicos nos enseña que la noche siempre sigue ahí, aunque desde ahora habitada por la humilde luz del Niño. La noche ha quedado transformada en tiniebla luminosa. El misterio de la noche, en el corazón de los santos, pertenece a esta oscura claridad. La luz penetra la noche, de forma secreta, humilde. No disipa las tinieblas, las sosiega, en cierto modo las domestica. Y hace de ellas su morada.
Nos vienen a la memoria algunos cuadros del gran pintor, Georges de La Tour. En uno de ellos, “La adoración de los pastores”, nos encontramos con esta claridad nocturna. La llama de una candela, medio escondida por la mano que la protege, hace surgir de las sombras a unos pastores, apretados junto al pesebre donde descansa el Niño recién nacido. Los rostros son duros, los gestos son los de cada día: un pastor se quita el sombrero, otro se apoya en el bastón que agarra con su mano nudosa, una mujer trae una escudilla. Un mundo primitivo, rudo, todavía inmerso en la oscuridad, se ve sorprendido y transfigurado por la humilde claridad que desprende el Niño. Y de pronto los rostros se relajan, aparecen sonrisas, un cordero acerca su hocico hacia el Niño como para darle un beso. El viento de la noche ha caído. Reina ahora la parte serena de las tinieblas: unas tinieblas luminosas, habitadas por la ternura de Dios.»

Con esta bella imagen y con esta preciosa reflexión, los seminaristas y formadores del Seminario de Getafe queremos haceros llegar nuestra felicitación navideña, con nuestros mejores deseos y nuestras fervientes oraciones para que Dios os bendiga en estos días santos y durante todo el nuevo año que pronto empezaremos.
Pedimos al Dios hecho Niño en Belén que venga a nosotros y que permanezca con nosotros. La Santísima Virgen nos enseñará a acoger a este Rey humilde y compasivo que viene a salvarnos. Corramos a su encuentro y llevemos su salvación a todos los rincones de la Tierra.

 

FELIZ NAVIDAD

  • Voluntariado en Lourdes
    Los seminaristas que hemos trabajado como voluntarios en el santuario de la Virgen de Lourdes el pasado verano os contamos nuestra experiencia.
  • Testimonio y canción de Adrián Castilla
    Aquí comparto una experiencia de la acción de Dios en mi vida, concretamente en la que ha obrado en mi debilidad. Espero que os ayude.
  • 2000 años de luz
    Uno de los grandes éxitos de "La Otra Mejilla", el grupo musical del Seminario